Cables de acero: guía definitiva

Contenidos

¿Qué son los cables de acero?

Un cable de acero es un tipo de cable que se compone por un grupo de alambres de acero que al unirse se convierten en una pieza de trabajo única.

Para conformar un cable de acero, los alambres se suelen enrollar de forma helicoidal para aumentar su carga de trabajo y mejorar sus prestaciones.

Los cables resultantes pueden volver a enrollarse helicoidalmente para conformar un cable todavía más resistente.

Los cables se enrollan en torno a un centro, el cual, se denomina “alma” o núcleo y que puede estar compuesto por una sección única de acero y otros materiales flexibles de alta resistencia.

¿Para qué se utilizan los cables de acero?

Los cables de acero se utilizan para muchos fines gracias a sus propiedades y características únicas, se emplean prácticamente en todos los sectores en mayor o menor medida.

Vamos a ver cuáles son los usos más extendidos en el uso de cables de acero.

Cables de acero inoxidable para líneas de vida

Las líneas de vida son uno de los sistemas de seguridad que más protegen a los trabajadores cuando se realizan trabajos en altura.

Las líneas de vida están formadas por cables de acero a los cuales se fijan los trabajadores por medio de arneses, lo cual garantiza total seguridad anti caídas.

Cables de acero inoxidable para uso náutico

Los cables de acero se utilizan como amarre para embarcaciones de gran envergadura o para elementos internos de la propia embarcación.

El tipo de acero más extendido para este tipo de cable de acero naútico es el AISI-316 gracias a sus propiedades anticorrosión.

Cables de acero inoxidable para uso arquitectónico

Algunos cables de acero se fabrican con fines arquitectónicos como el soporte para puentes o distintos elementos arquitectónicos.

Uno de sus usos más visibles se puede encontrar en los puentes colgantes, los cuales van soportados por cables de acero.

Hay que tener en cuenta que los cables de acero para construcción pueden estar fabricados expresamente para una obra en particular según las necesidades del diseño.

En el diseño de campos de futbol se pueden ver también algunos ejemplos de cables de acero sujetando algún mecanismo de sombra.

Elevación y tiro

El uso de este tipo de cable en grúas y otros elementos de elevación es uno de los más extendidos y se puede afirmar que esenciales para el sector.

Desde pequeñas eslingas de cable para pequeñas cargas, hasta largos y resistentes cables para grúas de gran tonelaje.

En este tipo de eso es común que los cables se fabriquen con propiedades antigiratorias, con el fin de evitar el efecto de giro al elevar cargas en altura (con la tensión el cable tenderá a desenrollarse produciendo un efecto giratorio).

Otros usos de los cables de acero

En prácticamente cualquier lugar podemos encontrar cables de acero trabajando: los frenos de tu bicicleta, el ascensor, puentes, estadios de futbol, mecanismos, grúas.

Una de los mayores beneficios de los cables de acero reside en la posibilidad de fabricar un tipo de cable específico según la necesidad: más o menos flexible, mayor resistencia, antigiratorio, anticorrosión…

Las posibilidades son infinitas, en TTM suministramos cable de acero para todo tipo de industrias según sus necesidades, si necesitas un tipo de cable específico no dudes en contactar con nosotros.

Características generales

Todos los cables de acero cuentan con una serie de características comunes las cuales describen todas las propiedades del cable, y que son esenciales especificar al realizar una compra de cable de acero.

Las características que se deben tener en cuenta son las siguientes.

Diámetro o sección:

La unidad estándar de medición del cable de acero es el milímetro (mm). El diámetro de un cable de acero hace referencia a la circunferencia circunscrita de la sección del cable.

La “sección útil” de un cable no es igual a su diámetro, ya que la sección útil viene dada por la suma de cada uno de los diámetros de los distintos cables que componen el cable.

Composición:

La composición del cable de acero viene dada por la disposición de los distintos alambres que conforman el cable y el grosor de los mismos, además del tipo de acero empleado.

Los cables compuestos por con múltiples alambres finos tiene una gran capacidad de trabajo aunque son más sensibles a los trabajos por rozamiento, por el contrario cables compuestos por alambres gruesos resisten mejor el rozamiento pero pueden ser demasiado poco flexibles.

 

“Almas” o núcleos:

El alma del cable es el elemento central que sirve de base para soportar el reto de alambres que se enrollan en torno a él.

El alma evita que los cables de acero se entallen y el cable de acero pierda eficiencia. La elección del tipo de alma o núcleo vendrá supeditada al uso que se le vaya a dar al cable.

El alma más común es de fibra textil, lo que consigue una mayor flexibilidad del cable, aunque para entornos de alto calor y humedad se emplean almas metálicas.

Arrollamiento:

El arrollamiento es la forma en la que los distintos cordones se colocan sobre el alma del cable de acero de forma helicoidal.

El cable puede estar en dos sentidos a izquierda o derecha.

Los tipos más comunes de arrollamiento son los siguientes:

  • Cables de arrollamiento cruzado: Los cordones están arrollados en sentido inverso a los alambres que los conforman.
  • Arrollamiento alternado: los cordones están alternativamente arrollados y están arrollados a su vez en el mismo sentido que el cable.
  • Arrollamiento Lang: los cordones y los alambres están arrollados en el mismo sentido.

Notación:

Existe una notación estandarizada para expresar los elementos de un cable compuesta por 3 cifras con el siguiente formato “5×15+2”.

La primera cifra hace referencia el número de cordones que conforman el cable, la segunda cifra indica el número de alambres por cordón, y la tercera cifra indica el número de núcleos textiles. Seguida de la última cifra se puede incluir el tipo de arrollamiento que utiliza el cable.

Para cables compuestos por un alma metálica formada por alambres, se debe sustituir la tercera cifra por la composición del cable que conforma el alma. Ej: 5×15+(5×5+0).

Cuando los cordones se componen a su vez de otros cables, en la notación se debe sustituir la segunda cifra por la notación entre paréntesis del cable que lo conforma. Ej: 5x(7×7+1)+1.

Preformado

En los cables preformados la deformación helicoidal que sufren los cables es permanente, con lo que se eliminan las tensiones internas mejorando el rendimiento y la seguridad.

Si el cable no es preformado, los distintos alambres sufren una tensión elástica para conseguir que se enrollen sobre el alma. Este tipo de cable tiende a recuperar la forma recta original al romperse o al eliminar las ligadas y es más propenso a dañarse por esfuerzos de fatiga.

Los cables de acero preformados ofrecen ciertas ventajas que mejoran sus características:

  • Fáciles de usar y manipular. Aún el cable sea cortado este mantendrá la forma sin riesgo a que se desenrolle.
  • Disminuye los daños por cortadura; es decir si algún alambre se rompe por fatiga este no se enrollará sobre sí mismo, lo que evita que el cable pueda enrollarse u obstruir las poleas o mecanismos sobre los que se apoya.
  • Alta flexibilidad. Los cables preformados al no soportar tensiones internas por el trenzado evitarán que aumenten las fuerzas el curvar el cable, lo que consigue una mayor flexibilidad.
  • Mayor durabilidad. Al no soportar tensiones internas y conseguir evitar los daños por cortadura se conseguirá un aumento de la durabilidad.

Tipos de cable de acero

Dentro del mercado de los cables de acero podemos encontrar distinto tipos de cable según sus características y estructura los tipos de cable más comunes son que detallamos a continuación.

  • Cables normales
  • Cables antigiratorios
  • Cables espirales o cordones
  • Cables planos
  • Cables de cordones triangulares
  • Cables semicerrados y cerrados
  • Cables guardianes
  • Cables de igual paso

Cables normales

Se utilizan para muchos fines aunque su uso está limitado por la poca flexibilidad del mismo.

Son cables compuestos por alambres cilíndricos arrollados de forma helicoidal en torno a un alma, independientemente que esta sea textil o metálica.

En este tipo de cable el esfuerzo de tracción se reparte uniformemente, ya que el arrollamiento es uniforme en el mismo sentido que los cordones.

Los alambres que conforman los cordones en este tipo de cable son del mismo diámetro y tienen la particularidad de que cada capa aumenta en progresión aritmética de 6 en 6.

Cables antigiratorios

Los cables de acero por su composición helicoidal tienden a girar cuando son sometidos a cargas de tracción, giran en sentido contrario al del arrollamiento, es decir tienden a desenrollarse; es te problema se agrava si el conjunto de elevación está compuesto por dos o más cables de larga longitud y tiro, los cuales pueden enrollarse entre ellos.

Los cables antigiratorios se fabrican de forma que los momentos tensores de los cables se equilibren entre sí, consiguiendo reducir el efecto de giro prácticamente a cero.

El diseño más común es el multicordones (18×7+1×7), el cual está conformado por capas de 6 y 12 cordones respectivamente. Estas capas se arrullan en sentidos opuestos para conseguir equilibrar las fuerzas de torsión y evitar el giro.

 

Cables espirales

En este tipo de cable el arrollamiento es simple y los cables están colocados en una o más capas en torno al alma que usualmente lo conforma un solo alambre.

Los alambres de las diferentes capas se arrollan en sentidos alternados izquierda y derecha, lo que hace que el cable sea poco flexible, pero de gran resistencia al desgaste.

Se suelen emplear para elementos estáticos como puentes colgantes, líneas de carril (telesillas, teleféricos…), ascensores…

Cables planos

Los cables planos están conformados por varias secciones de 4 cordones cada una y colocadas en paralelo longitudinalmente, estas secciones están cosidas entre sí mediante alambres, creando una estructura flexible pero muy sólida.

Cordones triangulares


En este tipo de cable está formado de tal forma que su sección se aproxima a un triángulo equilátero y normalmente lo forman 6 cables de este tipo de sección triangular apuntando uno de sus vértices al centro.

Con este tipo de composición se conforma un cable prácticamente redondo con una gran resistencia al desgaste.

Cables cerrado y semicerrados

Suelen ser cables formados por un cordón único que se compone de varias capas de alambres redondos, estos van recubiertos a su vez por más capas de alambre de forma.

Para distinguir si el cable es cerrado o abierto debemos fijarnos en la composición de la última capa, si esta tiene forma de X se colocan los alambres alternando los redondos a esta composición se llama semicerrado.

Cuando la sección de estos alambres tiene forma de Z y son todos iguales lo que permite que encajen unos con otros, el cable se denomina cerrado. Las capas de alambres de estos cables se cablean alternativamente de izquierda a derecha con la finalidad de reducir las fuerzas de torsión creando cierta capacidad antigiro.

Cables guardianes

Este tipo de cable está formado por varios cables los cuales se denominan ramales.

Los ramales están arrullados helicoidalmente en torno a un alma o núcleo central de fibra o metal.

Daños en cables de acero

Los cables de acero pueden sufrir distintos tipos de daño

  • Aumento de longitud y disminución del diámetro: Con el uso los cables de acero tienden a disminuir su diámetro y aumentar su longitud debido a la tensión y al asentamiento de las distintas secciones que conforman el cable. Este efecto es más apreciable en cables que contienen material textil en su composición.
  • Aplastamiento: Este tipo de daño se puede producir por una presión extrema sobre el cable, causada por impacto o presión. Por ejemplo, que se quede el cable en el suelo y maquinaria de gran tonelaje pase sobre el produciendo daño por aplastamiento.
  • Desgaste o abrasión: Este tipo de daño suele producirse cuando el cable trabaja sobre algún mecanismo o polea con el que se produce un rozamiento. Es rozamiento que se genera crea un daño de desgaste sobre el cable, el cual puede llegar hasta romperse.
  • Fatiga: La fatiga sobre un cable se produce cuando este se ve sometido a una flexión por encima de su capacidad, este tipo de daño puede producirse tanto externa como internamente, con lo que se debe inspeccionar el cable con sumo detenimiento para localizar este tipo daño.
  • Retorceduras: Este tipo de daño sobre el cable de acero se produce cuando se aprecia una distorsión permanente en la forma del cable y esta no puede ser devuelta a su posición original manualmente.
  • Corrosión: La corrosión es un grave problema en los cables de acero por la dificultad para detectarla, ya que esta suele originarse en el interior del cable y solo es visible en la capa exterior cuando la interna está muy dañada. Una corrosión visible debe ser motivo inmediato de reemplazo.
    La causa más común en la aparición de la corrosión es la falta de una correcta lubricación, por lo que el cable debe ser lubricando periódicamente.
  • Corte: El daño por corte puede producirse por el rozamiento o impacto con cualquier superficie causando un corte limpio del cable o alguno de sus componentes. Por ejemplo, durante el proceso de carga en un barco el cable impacta con el borde de la puerta de la bodega de carga.

Mantenimiento de cables de acero

Mantener un cable de acero en óptimas condiciones es sinónimo de seguridad.

El cuidado de los cables de acero consigue que estos tengan una mayor vida útil consiguiendo una mayor productividad.

Una buena práctica en el mantenimiento de un cable de acero es asegurarse de que esta correctamente engrasado.

Otra buena práctica es seguir siempre las recomendaciones del fabricante y no forzar en cable, ya que una mala elección de tipo de cable puede ser causa de que el cable se deteriore más rápidamente, además de ser un riesgo para la seguridad.

El correcto almacenamiento es una cuestión a tener en cuenta, ya que algunos cables se almacenan en espacios que no cumplen los requisitos de conservación del cable, pudiendo causar daños en la estructura o la aparición de la corrosión

Inspección y Revisión de cables de acero

Las inspecciones periódicas de los cables de acero son fundamentales y pueden marcar la diferencia a la hora de evitar algún accidente.

Lo esencial al realizar una inspección es que esta sea realizada por un agente externo que cuente con las certificaciones necesarias para avalar dichas inspecciones.

Podemos diferenciar dos tipos de inspecciones: las visuales y las exhaustivas.

Las inspecciones visuales son realizadas por el técnico de forma visual examinando el cable en busca de cualquier síntoma de daño descrito en la sección correspondiente del artículo.

Los criterios de aptitud están descritos en la normativa DIN ISO 4309, https://www.une.org/encuentra-tu-norma/busca-tu-norma/iso?c=035095

Una inspección más minuciosa puede consistir en examinar el cable con ultrasonidos que detecten cualquier imperfección en el cable.

Comprar cables de acero

La compra de un cable de acero debe ser siempre cumpliendo todas las especificaciones descritas en el uso que se le vaya a dar al cable. No se debe escatimar en las características del cable, ya que aumentar el grado de seguridad siempre es buena idea.

Confía solo en los mejores fabricantes y en la máxima calidad para tus cables de acero, en TTM suministramos cables de acero para todo tipo de industria, consúltanos seguro que podemos ayudarte.

Realizamos envíos a toda España para terminales marítimas, y cualquier tipo de sector, si necesitas un cable de acero con la máxima calidad no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

También realizamos inspecciones de cables de acero en cualquier punto de España, contacta con nosotros si necesitas realizar una inspección a tus cables de acero o material de elevación.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Más artículos interesantes